lunes, 29 de abril de 2013

PIMIENTOS DEL PIQUILLO RELLENOS DE CARNE.


A mí cada receta me recuerda a un momento de mi vida ya sea porque me la diga alguien especial y hacerla me recuerde a ella o porque el momento  cuando la probé por primera vez esté unido a algo especial.  

A esta receta le tengo mucho cariño. Os voy a contar un poco la historia de cuando comí por primera vez estos pimientos del piquillo.

Hace ya unos añitos mi marido y yo fuimos a comer al restaurante de al lado de casa y en el menú había esto de primero y me lo pedí. Ufffffffff, me encantó el sabor de la salsa y la textura y aproveché que iba superembarazada de 8 meses (a los pocos días dí a luz a mi hija Alba) y le pregunté a la cocinera como lo hacía.

Le puse ojitos, aunque creo que esto no funciona mucho en mí jijijiji, me acaricié mi superbarrigota y me dijo paso a paso como hacer la receta.

Desde ese día no los he vuelto a hacer de otra manera, además cuando quiero aligerar un poco el plato en vez de nata líquida le pongo queso de untar light y está muy bueno también y  tenemos un plato ligero y buenísimo.

Paso a explicaros la receta y así podréis opinar vosotros mismos.


Ingredientes:
3 pimientos rojos grandes.
250 ó 300 ml. de nata líquida.
400 grs. de carne picada de pollo.
1 cebolla grande.
Pimientos del piquillo en lata.
Aceite y sal.
Preparación:

Lavaremos y cortaremos los pimientos y la cebolla en trocitos pequeños. En una sartén pondremos un poco de aceite y a fuego
medio lo pocharemos bien todo.


Echaremos la nata líquida, un pimiento del piquillo a trocitos y el caldo de la lata de pimientos, salaremos y  seguiremos cocinando un poco más.


Ahora batiremos muy bien la salsa hasta que nos quede bien fina.
La reservaremos para después.


Vamos a hacer el relleno de los pimientos, poniendo un poco de aceite en la sartén y pocharemos la cebolla y cuando esté transparente pondremos la carne, salaremos. Cuando veamos que está bien cocinada, añadiremos un poco de la salsa que hemos preparado antes y ya tenemos lista la carne para rellenar los pimientos del piquillo.

Como veis el relleno es muy sencillito pero luego con el sabor delicioso de  la salsa que ummmmm.

En la misma sartén que tenemos la salsa triturada iremos poniendo los pimientos que iremos rellenando con la carne.


Ya los tendremos listos para comérnoslo. Os aseguro que están muy buenos y el sabor de la salsa os gustará mucho.


14 comentarios:

  1. Adoro esta receta y la hago exactamente igual que tú, la única diferencia es que cuando hago la carne le pongo un porquito de vino blanco, queda fantástico!!

    Ya me has dado la idea para la cena de hoy, graciass!!

    Un besote!

    ResponderEliminar
  2. ¡Ayyyyy! Casi todas hemos puesto la barriguita como escusa para conseguir algo...Me parece muy bien, yo hago lo mismo pero sin barriguita, siempre pregunto por los ingredientes cuando me gusta un plato, a veces me lo dicen y otras no, pero por intentarlo que no quede. Los pimientos te han quedado de lujo, yo los hago parecidos, pero les pongo queso rallado encima y los gratino. Besitos.
    Julia y sus recetas.

    ResponderEliminar
  3. Coincido contigo, yo preparo una salsa muy parecida y está deliciosa. Sabes, a mi el título de tu blog también me trae bonitos recuerdos, de la época en que leí el libro de Laura Esquivel.Una maravilla de libro.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. mmm a mi me encantan los pimiento rellenos y con salsita mmm que bueno.

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué ricos!, te han quedado estupendos. Yo los hago parecidos, aunque la salsa de piquillos la suelo hacer con un yogur griego en lugar de nata. Me ha encantado tu receta. Un besote.

    ResponderEliminar
  6. Hola! Nos encanta tu blog por eso… ¡¡¡te hemos concedido un premio!!! :D Pásate y recogélo. http://unidasporlacocina.blogspot.com.es/2013/04/hoy-va-de-premios.html
    ¡¡¡¡Felicidades!!! Nos vemos en Unidas por la cocina ;)

    ResponderEliminar
  7. Que truquillo más bueno, yo lo utilizaba en los autobuses para conseguir sitio, que vamos a hacer!!, para las pocas veces que una está embarazada en toda su vida, habrá que aprovechar!!.
    El plato te quedó de escándalo, lo pruebo a mi me encantan los piquillos.

    Un besote enorme.

    Con mil sabores

    ResponderEliminar
  8. Los pimientos tienen una pinta estupenda, pero la historia me ha gustado mucho... un beso. Mari,
    ah.. y gracias por tus comentarios en mi blog que nunca sé donde contestarlos, si en tu blog, en el mio, en el gmail... cada persona lo hace de una manera y yo que soy un poco novata contesto cada vez de una forma... pero de todas ellas gracias.

    ResponderEliminar
  9. Menuda virguería de pimientos, se me esta haciendo la boca agua, son deliciosos, besos

    ResponderEliminar
  10. Ummmmmmmm riquisimos¡¡¡ mandame unso pocos para la cena porfi¡¡¡ besos

    ResponderEliminar
  11. Hola Myriam! ¿ Qué no se consigue con unos ojitos y una barriga de ocho meses? ;-) te felicito porque si no es por este intento, nos estaríamos perdiendo esta delicia y además estoy contigo que hay recetas que siempre nos transportan a momentos vividos y nos unen a ellos para siempre! Yo me quedo con la versión más light...pero me gusta mucho esta!
    Gracias por guiarme hasta aquí, me quedo, porque no quiero perderme nada de nada!
    Salu2
    Cocinandovoyrecetandovengo.

    ResponderEliminar
  12. Muy graciosa tu historia, es que una barriguita de embarazada conquista a cualquiera.
    Desde luego la receta divina.
    Un beso de parte de Ione

    ResponderEliminar
  13. Rellenos de carne no he hecho nunca los piquillos pero debe ser lo único porque me gustan con todo y casi todo les va bien. Me quedo con la receta para probarla.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Qué buena pinta! Nunca los he preparado pero viendo este plato seguro que me animo. Te invito a pasar por el mio, saludos

    ResponderEliminar

Me encanta leeros!! Gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...